Muchas personas buscan hacer crecer su dinero y una opción es la inversión en los mercados de capitales. ¿Realmente es rentable y seguro invertir en la Bolsa? Te voy a compartir algunos puntos sobre la inversión en valores que debes conocer y tomar en cuenta antes de entrar a ese mundo de constante incertidumbre.

Aquí siete claves a tener en cuenta:

  1. Define qué tipo de inversor eres: de valor o especulador. El inversionista de valor, es aquel que necesita realmente el activo, como comprar alguna acción que considera le ofrecerá retornos a largo plazo. Y el especulador es el inversionista que no necesita realmente la acciones, y solo especula con sus precios para conseguir resultados a corto plazo. Un inversionista de mediado-largo plazo ve valor en su inversión y, por tanto, solo tiene la intención de comprar al precio adecuado y probablemente venderlo mucho después; mientras el especulador compra y vende rápidamente.

  2. Nada es seguro, asume riesgos con límites. Hasta las inversiones de ganancias fijas (depósitos a plazo, ahorros, etc.) tienen un cierto riesgo. Cuando se invierte en rendimientos variables (no saber si se ganará o se perderá) es entrar a un terreno de incertidumbres; sin embargo, tampoco se le considera un juego de azar. Debemos evaluar qué tanto estamos dispuestos a asumir riesgos porque a mayores riesgos mayores beneficios; y para evitar mayores pérdidas, también es importante establecer límites y saber perder; así como también, saber ganar y no ser codicioso. La clave es confiar en una estrategia y dominar nuestro comportamiento humano, que veremos en el punto cinco.

  3. Capacítate. Las personas suelen buscar atajos y saltar la formación, prefieren que les digan en dónde invertir. Es importante educarse en el ¿Qué es? y ¿Cómo? invertir. Respecto al ¿Qué es? No creas que no necesitas tener ciertos conocimientos para invertir, en realidad sí los necesitas. Tampoco tienes que ser un experto, pero sí tener conocimientos básicos de la inversión. Esto refiere el hecho de conocer aspectos fundamentales de los mercados, análisis técnicos del comportamiento en los precios y la clave más importante: “mentalidad como inversionista de valor”. Decide entre formarte y empezar a invertir o dejar tu capital con expertos para que te ayuden, pero no vayas a medias. Respecto al ¿Cómo?, debes conocer los procedimientos al elegir el mercado en donde se va a invertir y esto cambia mucho la forma de hacerlo. Por ejemplo, es necesario elegir un intermediario (bróker) para negociar y determinar un monto mínimo de inversión.

  4. Diversifica tu inversión. “No se ponen todos los huevos en la misma canasta”. La idea de la inversión es que primero tengamos un excedente, que no es lo mismo que un ahorro; es decir, ese dinero disponible debe estar dispuesto a soportar riesgos y no depender del mismo. Invertir todo en un solo activo es esperar perderlo todo en un evento inesperado, la diversificación permite distribuir los riesgos en diferentes activos para lograr una rentabilidad en conjunto. Así, si nos va mal en algunas inversiones, otras pueden compensar esas pérdidas e inclusive superarlas.

  5. Piensa a largo plazo. Cuando en la pandemia vimos que nuestros fondos de jubilación (AFP) “perdían” dinero se volvió un viral popular que ocasionó que hoy se plantearan nuevos modelos de pensiones. Esto sucede cuando vemos una inversión a largo plazo como si fuera de corto plazo, y sobre todo, si pensamos que las variaciones son realmente pérdidas o ganancias reales. Está comprobado que la inversión a largo plazo tiende a incluir diferentes riesgos pero que siempre resulta más rentable que las inversiones de poco riesgo. Es cuestión de mirar el objetivo final y no qué pasa durante el camino.

  6. Ten en cuenta las emociones. Al ser Humanos y no economistas teóricos, tendemos a reaccionar con nuestro cerebro intuitivo que nos lleva a cometer errores. La paciencia y disciplina son las claves en el éxito de las inversiones, esto incluye saber cuándo perder, cuándo parar y cuándo ganar, sobre todo si especulas. Debemos tener en cuenta que el inversor más racional suele ser el ganador.

  7. Nuestra realidad local. Nuestra Bolsa local (BVL) se caracteriza por tres rasgos claves: es un mercado pequeño, poco líquido y muy concentrado en el sector minero. Esto refleja la combinación de tres grandes factores. Primero es que el mercado de capitales es aún poco desarrollado en nuestro país y más de la mitad de las empresas dependen sólo de los bancos. Segundo, Perú ocupa el séptimo lugar de la región en educación financiera, al tener un 28% de sus habitantes con un buen manejo de conocimientos financieros (Fuente: Standard & Poor’s). Y tercero, la poca innovación en el acceso al mercado de capitales pues la negociación de valores sigue siendo de forma tradicional a comparación de otras plazas donde la digitalización es muy bien explotada.

Aunque nada asegure la rentabilidad en la bolsa es importante seguir estos puntos considerando que los mercados de hoy en día están llenos de comportamientos irracionales y como dice el ganador del Premio Nobel de Economía Paul Krugman: “la bolsa no es la economía”.

Te invito a descargar gratis mi libro “Detrás del emprendimiento” para que sigas capacitándote en temas de contabilidad, impuestos y finanzas. Descárgalo en la web.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *