Imaginemos que no exista el SFP, o en todo caso veamos la gran proporción informal del Perú. Cada uno de nosotros sería responsable del ahorro para su vejez; según el INEI, más del 60 % de los peruanos de 60 años a más carece de este ahorro. Quiere decir que tal porcentaje de nuestra población debería recibir ayuda por parte de su familia o del estado para tener una vejez digna. Más que un problema de informalidad, parece ser que tenemos un problema de educación en ahorro y previsión, incluyendo además, lo fácil que es hacer planes con dinero no restringido.

Por ello, el estado exige una obligación a los trabajadores de ahorrar el 10 % de sus ingresos como medida de previsión para su vejez; obligación que se traslada a las empresas donde laboran, en forma de retención. Lógicamente esto no aplica para la informalidad laboral, puesto que no hay forma de controlar a las empresas y a sus trabajadores. Para tal problema, los trabajadores conscientes pueden aportar voluntariamente su ahorro a un fondo de pensiones.

Volviendo al mundo sin un SFP, este escenario podría superar al 60 % de la población. Supongamos ahora que las personas ahorrasen un porcentaje “x” para su vejez sin necesidad de un SFP, ¿cómo protegerían o harían eficiente ese dinero? Lo ideal sería que en el momento de jubilarnos contemos, con al menos, el 100% del ahorro realizado y en el mejor de los casos, adicionando la rentabilidad ganada por las inversiones realizadas con ese dinero. Debemos tener en cuenta que la rentabilidad ganada se convierte en un nuevo capital de inversión y por tanto multiplica las posibilidades de rendir mejor, pero también de mayor riesgo.

Para lograrlo, no solo es tener educación en ahorro, también es necesario tener conocimientos de inversión. ¿Quiénes pueden lograrlo? Personas que se han educado financieramente y dominan los efectos económicos del mundo; tal vez sean justo esas personas las que prefieran administrar personalmente su dinero, sin necesidad de un SFP. Pueden estar en lo cierto, pueden tal vez, generar mayor rentabilidad a sus ahorros. Pero, ¿y el otro 95 %? Según la información de la SBS, el conocimiento de los peruanos en temas financieros es muy bajo; menos del 5 % conoce el concepto de Tasa de Interés, que es la base del valor del dinero en el tiempo. Sería complicado aplicar dos reglas, separando a las personas que tengan conocimientos financieros de las que no lo tengan, por lo tanto la ley trata a todos por igual.

Aunque tener una entidad profesional que gestione nuestros fondos mediante la restricción e inversión puede ser una ventaja, también es cierto que el sistema privado de pensiones adoptado por el Perú con las AFPs, basado y originado en Chile, y su competencia pública, la ONP, siguen teniendo evidentes desventajas y que se ganan, con razón, el efecto crítico de la población. Por ejemplo, las comisiones que ganan por administrar los fondos, y que se adicionan al 10 % obligatorio, siempre les harán ganar a pesar de que puedan generar pérdidas para los aportantes. El estado podría estar más involucrado para limitar pérdidas o ¿por qué tiene que ser una administración completamente privada o completamente pública?, ¿por qué no puede ser mixta cómo el modelo Sueco?

La idea, no solo es sentir que el ahorro de nuestra vida laboral es provechoso en un tiempo razonable y lógico para cuando nos retiremos, sino que también debe cumplir hoy un rol como garantía para diferentes beneficios antes de retirarnos. Aprovecharlo para una hipoteca fue un “golazo“, pero se puede hacer mucho más.

En varios países, el aporte de pensiones también funciona para disminuir los impuestos de las personas. ¿Qué tal?… Mejorar nuestro sistema puede favorecer la percepción del trabajo formal y garantizar una pensión justa para nuestro futuro.

1 Comment

  1. Buenas tardes, vi en un documental que Chile tiene ese sistema de pensiones porque consideran los años de vida de una persona hasta los 101 años, en la cual dividen sus pensiones mensuales , una vez jubilada la persona. Sin embargo el mismo estudio realizado en Peru demuestra que los años de vida de una persona es hasta los 85 años, entonces, creo yo que no se puede copiar un modelo economico de otro pais sin haber entendido que las variables son diferenciales.
    Muchas gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *