La denegación de licencias de distintas escuelas universitarias no solo alcanza a la calidad de sus servicios, sino que también toma en cuenta la salud financiera de las mismas, que en teoría es el reflejo de lo que ofrecen. A la fecha ya se han denegado distintas escuelas universitarias, algunas de ellas no lucrativas. Entre sus distintas razones, muchas de ellas, mantienen déficits en sus resultados poniendo en tela de juicio los planes de adecuación. Sus autoridades nos tratan de convencer que sus presupuestos y proyecciones arrojan cifras positivas, pero más allá de lo que pueda pasar en el futuro, su gestión en el pasado refleja actualmente un modelo insostenible.

Una adecuada administración financiera hace que un modelo sea sostenible en el tiempo y esto no debe ser indiferente en el sector educativo.

Esto se logra aplicando estas tres funciones financieras básicas: administrar adecuadamente los activos, tomar las mejores decisiones de financiamiento y crear valor para los accionistas o para la asociación misma.

El crear valor involucra a diferentes áreas de gestión, el mismo que se refleja en los estudiantes, en la calidad de servicios que les ofrecen y en la innovación que incorporan en sus productos y procesos. La innovación es el camino en la búsqueda de valor, traduciéndose en retornos sostenibles con el tiempo.

El profesor Clayton Christensen, de la Universidad de Harvard, menciona en su teoría de la innovación disruptiva, la bancarrota universitaria en los próximos 15 años. Explica que los participantes que demuestran ser disruptivos comienzan por apuntar con éxito a los segmentos que se están pasando por alto, afianzándose al ofrecer una funcionalidad más adecuada y con frecuencia a un precio más bajo; como en la experimentación con nuevos modelos, que atraen con éxito a los no consumidores de educación superior de la actualidad. Los que no se adapten a los cambios terminarán ahogados en altas matrículas, elevadas pensiones y menores márgenes.

Las Universidades cumplen un rol importante en la sociedad, y la forma e intención de administrarlas deben garantizar el cumplimiento de su única misión: formar profesionales de excelencia. El mejor retorno de este sector es en la sociedad, ya que sus profesionales son quienes deberían tomar el rumbo del país para no pasar de una “bankruptcy” universitaria a una social.

2 Comments

  1. Waiting for a Scot Like You was a rollicking roadtrip adventure with so much sexual chemistry the carriage should have left flame tracks like a Delorean behind it. Major Duncan McCameron is a stern rule follower in the streets and rule maker in the sheets, and made sure our Lady Farris was taken care of in all the ways. I especially appreciated the age-gap (Duncan is 12 years younger than Beatrice who is a widower) and how Lady Farris refused to compromise her position in life. You all need this

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *